<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d31360826\x26blogName\x3dYo+no+leo+a+Enrique+Dans\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/\x26vt\x3d7134446627991517218', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

8. Ha nacido un narrador de historias

-Pablo, ¡qué sorpresa encontrarte por aquí! Mira que he pensado veces en llamarte para que me ayudes a montar mi propio blog... -un viejo conocido me había abordado por la espalda en pleno centro madrileño-.

Hacía años que no coincidíamos. Sin embargo él estaba al tanto de mi afición por los blogs. Aquel reencuentro, después de tanto tiempo, hizo que afloraran en mi cabeza infinitos recuerdos. En concreto, me teletransporté al inicio de mi experiencia laboral.

Mi larga lista de empleos había comenzado en el año 80. Con sólo 18 años realicé prácticas en la Compañía Telefónica Nacional de España, más conocida como "la Telefónica" a secas. Fue todo un orgullo para mi familia, pues a pesar de ser sólo un trabajo temporal como administrativo, era un lugar muy deseado por la clase media española de entonces.

Era de esperar que mi trabajo allí fuera aburrido y gris, y sin embargo desarrollé mi vena artística como escritor, durante los meses que contaron con mis servicios. Desde el primer día congenié con uno de los veteranos de la oficina que me sacaba 11 años de edad:

-Si no quieres envejecer aceleradamente -me decía- no hagas caso al supervisor y ayúdame con mis proyectos. Tú eres jóven y tienes que vivir la vida. Conmigo vas a estar bien.

Mi amigo era un provocador y un excéntrico, su sola presencia era un escándalo: tenía el pelo largo y no vestía como los demás. Llevaba realmente una doble vida: de nueve a cinco hacía un trabajo serio y por la noche cambiaba radicalmente.

Yo le ayudaba en los ratos muertos con sus guiones de comics y sus columnas en revistas underground. Debido a su influjo, me volví algo punk y transgresor como él, me sabía de memoria las letras de sus canciones, también los tres cortos que había grabado en superocho, y ejercí de chico para todo en la primera peli que realizó en 1980. Mis padres en aquella época decidieron desheredarme, ante la vergüenza que pasaban con sus amistades por tener un hijo como yo.

En plena llegada de la democracia su película fue un éxito, y en 1981 dejó el trabajo para acometer el rodaje de una nueva superproducción.

Sí, mi amigo era el artista multidisciplinar manchego Pedro Almodóvar. El me pegó la afición de fabulador y narrador de historias. Algo que sin duda le agradeceré tan pronto como llegue a ser el más grande narrador del mundo blog.

Tras aquel primer encuentro después de tantos años, he vuelto a coincidir con bastante frecuencia en otros eventos, y siempre me ha dado sabios consejos:

-Pablo, si quieres que la gente te siga: ¡provócales!

Por lo menos a él sí le ha funcionado.

¡Alegría!

Etiquetas:

“8. Ha nacido un narrador de historias”

  1. Blogger rafamontoya Says:

    Oye... ¿Te importa que te publiquemos en www.somos-azules.com? No sabía que eras ex-telefónico. Si te enteras de cuál es el blog de Almodovar, cuéntanoslo.

todos los capitulos

amigueros

blogsario

qué es un blog&rol

buscar

últimos consejos

blogmaster