<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d31360826\x26blogName\x3dYo+no+leo+a+Enrique+Dans\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/\x26vt\x3d7134446627991517218', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

7. Una pequeña dosis de blog no puede ser mala

Siguiendo las indicaciones de mi doctor, tuve que borrar toda la información incluida en mis diez blogs, de sopetón. Pero lo que en principio fue una sensación de liberación, se iba convirtiendo poco a poco en un cargo de conciencia que amenazaba con estallar en mi cabeza.

Tantas horas invertidas, tanto esfuerzo y sacrificio, tirado por la borda por una noble causa: recuperar mi salud.

El "mono" se fue acentuando durante la semana. Tuve que cerrar mi portátil bajo llave para no ceder a la tentación. Móvil, PDA, Blackberry y cualquier apararato similar, también se quedaron en el cajón. En el trabajo me pedí la semana de vacaciones, porque sabía que no podría limitar el uso del ordenador a las tareas propias del puesto (cuando regresé pasada esa semana, había un jovencito en mi silla y una carta de despido en mi bandeja..., pero esa es otra historia).

Cuando llegó mi cita semanal con mi psicoanalista, mi salud lejos de mejorar se había agravado:

-Pablo, quizás sea mejor limitar tu "dosis de blog" diaria a unos 30 minutos, para que tu cuerpo se vaya acostumbrando. Tan malo como un exceso de exposición a los blogs, es una abstinecia total que reprima tu necesidad de expresarte -me dijo Varsavsky.

-Entonces, doctor, ¿puedo volver a bloggear? -pregunté con entusiasmo.

-Vamos a "recondusir" tu situación... y para eso tienes que asumir poco a poco que la vida no es sólo el mundo del blog. Imagina que esto es como un ciclista que quiere ganar el Tour de Francia: tienes que entrenar de manera constante, pero respetando los límites de la salud, depurando tu estilo de forma inteligente para hacerlo eficaz: ¡ igual que un deportista ! Si ejerces ese autocontrol, en breve veremos sus frutos, y te convertirás en un gran escritor.

-30 minutos al día es muy poco para progresar, pero lo intentaré. ¿Puedo recuperar uno de mis blogs entonces?

-Sí, y en él quiero que depures tu estilo: más calidad y no tanta cantidad.

-¡Gracias, doctor! Creo que recuperaré mi blog más leído: "Quiero ser como Enrique Dans".

-Pablo, de eso también quería hablarte -me interrumpió-. El mismo título de ese blog, refleja un comportamiento obsesivo que tienes que superar. No creo que nunca llegues a ser como Enrique Dans. Deberías intentar ser tú mismo. Creo que dejando de leerle, podrás empezar a desengancharte y eliminar poco a poco esa idealización que tienes. Estás pasando por un sentimiento que se asemeja a un enamoramiento, no en el sentido sexual, sino aspiracional.

-Doctor, me deja más tranquilo.

-Lo que te quiero hacer ver es que te afecta como cuando vivimos un amor imposible, lo mejor es que no te expongas a sus efectos.

-Doctor, usted es el experto. Intentaré hacer todo lo que me dice.

Le di muchas vueltas al título de mi blog. Quería que fuese reflejo de mi nueva etapa, así que cambié el título por el actual: "Yo no leo a Enrique Dans". ¿Realmente lo conseguiría? ¿Podría contenerme?...y más cuando en la blogosfera todo está interconectado.

Aquel día nació un nuevo Pablo Guero, con la intención de llegar a ser el mejor bloguero de todos los tiempos.

¡Alegría!

Etiquetas:

“7. Una pequeña dosis de blog no puede ser mala”

  1. Anonymous Jose Says:

    jeje, muy bueno.

    Por cierto, ¿sabe Enrique Dans de la existencia de este blog? ;-)

  2. Blogger Pablo Guero Says:

    Jose, no lo sé. Intento seguir el tratamiento y no pasarme por su Blog (¡snif!, ¿qué estará contando?).
    De todas formas, si yo fuera él, no prestaría atención a otro bloguero que en breve le sucederá en el "Olimpo de los blogs"...
    Pablo

  3. Anonymous Jose Says:

    :-)

  4. Blogger El contemplador azul Says:

    Genialmente Delirante :P

  5. Blogger Ernesto Says:

    Cuando entenderan que la "c" tiene DOS FORMAS de pronunciarse como "z" y como "s" y que las dos son igual de validas, pero que la segunda es LA MAS USADA a nivel mundial?????

todos los capitulos

amigueros

blogsario

qué es un blog&rol

buscar

últimos consejos

blogmaster