<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d31360826\x26blogName\x3dYo+no+leo+a+Enrique+Dans\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/\x26vt\x3d7134446627991517218', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

32. Abducida por SL

No es mi intención teneros en vilo, pero este año el ajetreo de los Reyes Magos ha sido especialmente agobiante por la ausencia de Melinda. Así que no os he terminado de contar cómo acabó la velada en que desapareció mi mujer.


A media noche estábamos sin demasiadas pistas. Ójala hubiera recibido vuestros comentarios y correos en aquel momento, porque no vais desencaminados, ¡aunque parezca increíble!




-Hey, Pablo -acaba de parar al lado de nuestra acera una flamante furgoneta con matrícula canaria y un logo de SportPRO Ventures-. Tengo en casa varios adornos deportivos y blogueros que me han dado para el nuevo bar. ¿Cuándo quedamos? ...que eres muy caro de ver.

-Hombre, Mario.... Pues esta noche tengo un problemón encima y no tengo precisamente el cuerpo para farolillos -le contesto-. ¿No podrás acercarnos a casa? Haz el favor.



Durante el trayecto tuvimos oportunidad de ponerle al corriente de la situación.



-Pues qué queréis que os diga, yo lo veo clarísimo -sentenciaba Mario-. Tu mujer te está diciendo "Hasta luego, Lucas. SL= Soy Lesbiana". Yo eso lo he visto en la serie Friends, y en un par de casos en mi trabajo... ¡no te digo más!

-¿Crees que deberíamos ir a Chueca? -se interesaba Matías-. Puedo hacer una redada por varios garitos que conozco.



Si de algo peca Matías, es de cabezón. Así que me cogió la foto carnet que llevaba de Melinda en la cartera, llamó a sus amigas Ricci y Soidemersol que estaban por Madrid, y se fueron a peinar cada rincón del barrio gay más famoso de España. Yo no estaba con fuerzas, así que le pedí a Mario que me acercara a casa (bueno, a la casa propiedad de Melinda) porque seguro que los niños estaban asustados.



-Yo te acompaño -me dice Paula-. Quiero conocer a tus pequeños Pixel y Dixel.

-No te molestes, Paula, hoy mejor estaré solo.

-Precisamente eso es lo que no debes hacer. Yo te cuido esta noche.



La verdad es que la gente nunca deja de sorprenderte cuando más la necesitas. Detrás de aquella veinteañera aparentemente superficial, se escondía un ser maternal sorprendente, algo que siempre le faltó a Melinda. Los niños enseguida se encapricharon con ella, incluso el apocado Diego parecía sonreir, y sobretodo les hizo distraerse durante más de una hora antes de que plácidamente cayeran en los brazos de Morfeo.



Mis dotes culinarias no van más allá de la tortilla francesa, y eso es precisamente lo que preparé para cenar: tortilla francesa desmenuzada. Abrí una botella de Ribera de Duero, que Melinda guardaba con mimo desde que yo se la regalara hace años en un San Valentín (lo sé, nunca fui muy bueno para los regalos). Cuando se hizo el silencio en la casa, me dediqué a deambular por las habitaciones buscando alguna pista que nos llevara al paradero de Melinda. Paula me acompañaba y escuchaba mis comentarios, a la vez que rastreaba cada milímetro de las estancias como si hubiera activado su mirada de rayos-x. Entramos en el dormitorio.



-Parece que salió apresuradamente. Se ha dejado la mitad de la ropa en el armario -dice Paula mientras inspeccionaba los vestidos revueltos-. ¿Qué es eso?

-Esto parecen extractos del banco -contesto antes de fijarme bien-. ¡Y mira! ¡Ha dejado las cuentas a cero!

-No creo que para suicidarse necesite tanto dinero. Podemos descartar esa posibilidad. ¿No te tranquiliza, Pablo?

-En cualquier caso, parece que se ha ido para no volver... ¿Pero a dónde?



Paula había fijado la vista en el ordenador de sobremesa que seguía apostado en una mesa del dormitorio. Le llamó la atención el montón de hojas impresas que desbordaban la impresora, con manuales, mapas, vestuario, de un sitio de Internet.



-Pablo, creo que tu mujer puede ser más adicta que tú a Internet... Y creo que sé a dónde ha ido. No me preguntes como pero tu mujer ha comenzado una nueva vida... en SECOND LIFE.

Etiquetas:

“32. Abducida por SL”

  1. Anonymous Spirit Says:

    Joer Pablo... ya la hemos liado, con la cantidad de sesiones que te ha costado desacerte de los otros blogs... jajajajajajajajaja
    No me deja comentarte en los otros, asíq, FELIZ AÑO!!!!!

    Cuídate,besos y un big abra:
    Alma;) (f)

  2. Anonymous Matías Says:

    "Si de algo peca Matías, es de cabezón."
    ¿Y me lo dices tú, Pablo"

todos los capitulos

amigueros

blogsario

qué es un blog&rol

buscar

últimos consejos

blogmaster