<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d31360826\x26blogName\x3dYo+no+leo+a+Enrique+Dans\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/\x26vt\x3d7134446627991517218', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

41. Reencuentro con Melinda

Hubiese jurado que lo que veía en mi ordenador era una película, pero lo cierto es que podía interactuar con ella. Me ponía delante de la gente, y ellos me esquivaban. Algunos exclamaban "apártate, imbécil". ¡Caray! El sonido también era muy real. ¿Pero qué hacían todos los yankis hablando castellano? ¡Increíble, el idioma se ajustaba a tus preferencias!



-Pablo, soy Mancini. ¿Te llegan mis mensajes por el IM?

-Perfectamente -le contesto-. Es como si me hubiera teletransportando a Nueva York.

-¿Qué me decís? Saca fotos. Es el secreto mejor guardado de Second Life. Pero una cosa -me advirte-, date prisa porque te echarán en cuestión de minutos.

-Creo que la captura de fotos aquí no funciona -siento decirle-. Oye, ¿cómo puedo encontrar a Melinda?

-No sé. Busca algo raro en tu entorno. Algo que no cuadre. Alguna pista.



Me llamó la atención el logo de un carrito de hot-dogs, que se repetía en las camisetas de varias personas, y en la publicidad de algún taxi. Quizá sea habitual en USA, pero como era lo único raro que vi, decidí llevarme una muestra: seleccioné con el ratón una de aquellas camisetas y pulsé el botón derecho para cogerla.



-¡Dios mío!-exclamo-.

-¿Qué pasa, Pablo? ¿Qué está pasando? -me pregunta Mancini-.

-Hay un chico aquí que no tiene abdomen, sólo cabeza y extremidades.

-¿Y eso qué significa? Igual el simulador no es perfecto.

-Sé lo que me digo, Mancini.



El chico al que le había quitado la camiseta (o lo que quedaba de él), gritó y se puso a correr. La gente seguía paseando como si no hubiera visto nada. Ignoraban el incidente. Bueno, todos menos una chica, que se quedó mirando al otro lado del semáforo.



-Melinda, es Melinda... ¡Meliiinndaaa! -grito y cruzo el asfalto corriendo- ¡Soy Pablo, tu marido!



Su cara es una mezcla de extrañeza al no reconocerme y de sorpresa por lo que acababa de ver. Sigo corriendo sin advertir que un camión estaba a punto de envestirme por la derecha. Mi avatar sale despedido cincuenta metros y termina tendido en el suelo, con la vista fijada en los rascacielos que se pierden allí en lo alto.



-Si hace el favor de acompañarme, vd no puede estar aquí -alguien me ayuda a levantarme-.



Cuando me incorporo me doy cuenta de que conozco a mi interlocutor. Me quedo helado. Juraría que es el mismísimo Enrique Dans. Le oigo pronunciar las palabras mágicas: "Habitaquo ComPuntoEs MicroSano Telendro", y todo vuelve a temblar, seguido de un estruendo y un fogonazo.



Allí volví a aparecer, en el altar de la abadía, al lado del púlpito. Aunque esta vez no había monjes negros, sino un ejército de copias de Enrique Dans...



Etiquetas:

“41. Reencuentro con Melinda”

  1. Anonymous antibloger Says:

    Macho, eres el antibloger total, como una especie de anticristo virtual.
    Me parece lo mas distinto que vi en internet últimamente.

    Quizás así uniendo las fuerzas de los antiblogers del mundo somos los blogeros mas ricos y leídos.

    Primero que nada creo que deberíamos comenzar una guerra en second life, crear la primer guerra virtual y conseguir dominarlo.
    A partir de ahí tenemos el camino hecho... en serio te digo. Seguro que Mancini quiere también.

    Avísame, cuando estés listo. Te estaré esperando.

    En silencio.

  2. Anonymous Anónimo Says:

    Lo del ejército de Enriques explicaría porqué este señor tiene tiempo para escribir tan de seguido.

  3. Anonymous jpf Says:

    Pablo, con esa cabeza has inaugurado un nuevo concepto: la "globosfera"... Que entre los bloggers hay más de uno que está hinchado como un globo...

  4. Anonymous Anónimo Says:

    Enrique Dans es el agente Smith de second life. ¡Tú podrás con él, porque tú eres el elegido, Neo!
    lol

  5. Blogger Pablo Guero Says:

    ¡Pero bueno! Que yo no soy ningún antibloguer, caray. Al contrario, soy el bloguero que tiene que reconducir este mundo. Porque si bien la Internet2.0 ya es más humana, creo que los metaversos han empezado con el pie izquierdo. Así, que si hay que llevar las Bloguerras a SecondLife para humanizarla, ¡yo seré el primero!
    ¡Alegría!

todos los capitulos

amigueros

blogsario

qué es un blog&rol

buscar

últimos consejos

blogmaster