<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d31360826\x26blogName\x3dYo+no+leo+a+Enrique+Dans\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://yonoleoaenriquedans.blogspot.com/\x26vt\x3d7134446627991517218', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

33. La vida paralela en la web3.0

Son las 09:00 a.m. Me acabo de despetar en la cama gigante de Melinda. La luz entra tenue por las rendijas de la persiana. Me levanto, enciendo el ordenador de sobremesa del dormitorio y me pongo a escribir en el blog.

Tengo que pensar dos veces si lo que me rodea es virtual o real, después de estas semanas intensas a caballo entre los dos mundos. Porque desde que Paula sospechara que "S.L." correspondía a Second Life, hemos pasado días completos navegando por sus mundos virtuales buscando alguna pista de Melinda.

Tras la denuncia de la desaparición de Melinda, la policía me interrogó una vez más y revisaron la casa buscando cualquier detalle, pero quedó prácticamente demostrado que no había sido una desaparición forzada, sino una decisión voluntaria de mi ex-mujer. Más aún, cuando el registro de sus cuentas demostraba que había sacado todo el dinero antes de marcharse. La policía también tomó nota del coche, que desapareció el mismo día que Melinda. Sin embargo no quedó ningún rastro de reservas de hoteles, ni aviones, ni registro que pudiera llevarnos hasta su paradero.

Desde luego no es creíble que haya sido "abducida" por un juego de Internet, en el sentido literal de la palabra. Pero toda la documentación que guardaba sobre el juego en su ordenador, señalaba hacia una posible adicción al nuevo mundo virtual. ¡Qué sorpresas da la vida! Se separó de mí, por mi adicción a los blogs y ahora ella deja a su familia por volverse adicta a un mundo virtual.



Hemos recorrido los principales lugares hispanos de SL, desde el reciente Kiosko de prensa del ciberpaís con SIAP como anfitriona pasando por la famosa terraza de SecondLifeSpain, para asistir a la primera retransmisión de la cadena SER en el mundo virtual. Hemos preguntado por Melinda a Fer Partch, corresponsal de RadioCable en SL, a Luis Aldrich de SecondLifeSpain. Visitamos las tiendas de Carlos Barrabés y el centro gallego de Klauss Wind. Interrogamos a los clientes de la discoteca Extasi World (con sus banderitas españolas y todo). También nos recorrimos la futurista MiOtraVida de Argentina. Y de paso, como cuentan que los empleados de IBM se reunen en Second Life y asisten a conferencias online en su isla de Almaden, pasamos por allí, aunque no hemos podido contactar con nadie: siempre está vacío.

Nos empezamos a dar cuenta de la complejidad de nuestra búsqueda al ver la gran cantidad de casinos y clubs donde se movía el dinero. Esos son los sitios más frecuentados. Melinda había sido muy guapa de joven, lo que se dice una morenaza, pero con la edad había cogido unos kilos que nunca volvió a soltar. No me extrañaría que ahora se dedicara a ligar por esos tugurios con un cuerpo de escultural veinteañera, como si hubiera vuelto a la juventud perdida. Su dominio del idioma inglés le podía permitir estar en cualquier rincón de Second Life, aunque yo confío en que su añoranza por lo hispano le haga alguna vez cruzarse con Paula, Matías o conmigo.

¿Y desde dónde se conectará? Quizá en algún lugar con un ancho de banda infinito, y con proyectores gigantes o gafas tridimensionales, que te permitan vivir la otra vida como si fuera real.

...suena todo muy "estilo Matrix", pero son las únicas pistas que tenemos.

Etiquetas:

“33. La vida paralela en la web3.0”

  1. Anonymous Melinda Says:

    Pablo, deja de buscarme. Por fin he recuperado mi vida. No me llames egoísta, porque es la primera vez que pienso un poco en mí. Buscaré un rato y podremos hablarlo en SL: yo te diré hora y lugar. Dale un beso a los niños.

todos los capitulos

amigueros

blogsario

qué es un blog&rol

buscar

últimos consejos

blogmaster